GENTE EN LAS ALCANTARILLAS

   Buscando sobre costumbres infantiles en el mundo, encontré este artículo aterrador. Sentí rabia y tristeza al leerlo, como le pasará seguramente a ustedes. El mundo se mueve entre presidentes y organizaciones solemnes, entre reuniones fastuosas y celebraciones, bien alimentados, con ínfulas y gritos de poder… A su lado la gente común, el mundo ordinario, sufre y llora mientras va falleciendo, muchas veces, de hambre. O hasta de tristeza. Veamos:

……

LA CIUDAD DE LOS NIÑOS: MONGOLIA SIGLO XXI

Tomado de TioTaum @ 2008-10-26 – 23:34:20

viviendo-en-las-cloacas

   En Ulán Bator la mayor cuidad y provincia independiente de Mongolia viven en pleno siglo XXI mas de 3000 niños desamparados como autenticas ratas en el subsuelo de esta enorme urbe resguardándose del duro clima y de la indolencia ajena; niños que están huérfanos de cariño convertidos en parias del fétido y vetusto sistema de saneamiento y calefacción Mongol. Niños que se encuentran tristemente desheredados de su cuidad y jerarquizados en grupos llamadas columnas infantiles del subsuelo, donde comparten despojos con ratas en una de las zonas mas pobres de Asia.

   Lo único que tienen propio estos niños es el nombre, el resto lo comparten todo, incluso a veces también el nombre se comparte, como apostilla uno de ellos que comparte el mismo nombre con otro niño de la arqueta que queda a dos manzanas de la suya. Cuenta uno de ellos que su padre era pastor y tenía unas tierras que labrar y donde esparcir los animales, unas ovejas y varios percherones que daban para comer Tida la familia, pero con la democratización de los noventa, privatizaron todo y se llevaron los animales y los echaron de la finca. Las devastadoras tormentas invernales de 2001 hicieron el resto y se quedaron sin nada, en esta situación traumática, la familia lo envía a la cuidad en busca de un futuro mejor, y ahora lo único que tiene son amigos en el sub mundo.

   Según nos cuentan algunos de los sexo-turistas que contratan a niñas, es la capital más fría de la tierra, con temperaturas de hasta 40 grados bajo cero en invierno. Afortunadamente la unión soviética construyó en los años 60 uno de los sistemas de calefacción comunal y descomunal más importante del mundo, con una red de tuberías y canalizaciones compartidas muy extensas… éste es ahora el ‘cálido’ hogar de cientos de niños y niñas de esta inmensa ciudad.
No es fácil encontrar una buena arqueta. Las tuberías salen a más de 90 grados cerca de las centrales y es difícil y peligroso vivir cerca de ellas incluso en invierno. Pero la necesidad agudiza el ingenio y se construyen unas camas de cartón y basura sobre las cañerías que los aíslan del frío y del calor hasta que las ratas se las comen y tienen que construir otras…

   Las arquetas están numeradas y El subsuelo esta dividido en sectores y distritos, cada distrito o sector esta controlado por una banda juvenil, que vigilan y cuidan su guarida hasta la muerte, pues ahí abajo se comparte todo, incluso el nacimiento de un bebe. Considerados como excrementos des sus propias familias, fueron fusilados por la violencia domestica jóvenes que solo hablan de presente y pasado pero nunca de futuro mas allá de la comida que tendrán que agenciarse mañana para poder llevarse algo a la boca. Algunos dicen que se guarecen del frío pero la realidad es otra; estos jóvenes se guarecen de los adultos a los que consideran dioses por su corpulencia y fuerza, de la que mendigos y borrachos abusan para sacarles la pequeña fortuna que reúnen en el día, niños que son vejados y sometidos a azotes y palizas por parte de adultos abusones y sin escrúpulos por su negación a ser sometidos; muchos de estos niños son marcados con un cristal u otra arma punzante así crecerán con marcas para que nunca olviden de donde salieron, o incluso a que salvaje adulto borracho pertenecen.

   Un hogar indescriptible, de unos 40 o 50 metros cuadrados que muchas de la veces está húmedo con un palmo de agua, de la cantidad de fugas que existen, pero están acostumbrados a saltar y brincar entre la basura, las ratas y las tuberías, no hay luz natural, en realidad no hay ningún tipo de luz, si se sacan las tapaderas de las alcantarillas se marcha el calor, así que con velas pasan las veladas, pero también ilumina el camino de los enemigos. Cuando la primavera llega y en el exterior se puede caminar entre la gente, estos niños se distribuyen las tareas de cada sección o sector.

   Unos a mendigar otros a lavar coches, otros a cargar maletas en los trenes etc, etc,. Cada uno tiene encomendado su trabajo para la su comunidad totalmente jerarquizada, los más están totalmente dispuestos a prostituirse por un dólar como pago, cuando les pagan claro está, y no son engañados y apaleados.
Niños que se encuentran a merced de que algún día se dediquen a limpiar la calle por la visita de un político o la ligada masiva de turistas y los metan en una prisión. Según UNICEF Mongolia no rectifico el convenio internacional de derechos del niño hasta 1990. Con la caída del comunismo y la lenta transición a la democracia la distancia entre clases ricas y pobres se acrecentó en la misma medida que la huida del campo a las ciudades.

   Escuelas, fábricas y granjas comunales fueron cerradas o privatizadas, mientras a mismo tiempo los escasos recursos sociales dejaron de existir; los niños y los marginados poblaron entonces la capital en busca de futuro, una capital ya por entonces colmada de pobreza y subdesarrollo (el 35% de los mongoles viven bajo los estándares de la pobreza). Algunas llamadas poco inteligentes promueven ahora el sellado de las alcantarillas para acabar con el problema de estos niños, pero esta demostrado que el clima exterminaría por completo a sus inocentes habitantes.

……

   Es tan indignante. Saber que están ahí, viviendo como animalitos, tal vez molestando la vista y conciencia de tantos, quienes creen que matando al perro se acabará la rabia, así que la solución sería cerrar esas tuberías. Tal vez sí sea un mundo dantesco donde la gente tiene que pelear como perro, con otros perros, por un hueso, porque golpear, abusar y marcar un niño para que no olvide quién es, de dónde salió o aún a quién pertenece, es dantesco, es de bárbaros. Ah, y el turismo sexual… quién sabe cuántas solidaridades para con muchos regimenes no se tejen entre el uso y abuso de la carne inocente; ahí está Cuba. Pero ahora lo sabemos, eso ocurre, esos niños en Mongolia está allí; eso sucede. Ahora también nosotros lo sabemos.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: