SUFRIENDO… AMANDO

   Nunca me faltes, amor…

   ¿Por qué tiene que ser así, mi amor? ¿Por qué nadie me dijo que sería así cuando era un muchacho que crecía esperando su primera ilusión como un tonto?  ¿Por qué cuando más se ama más se sufre? ¿Por qué tengo que padecer tu ausencia para ser un poco feliz recordándote a mi lado? Cuando estamos juntos el mundo es claro y hermoso, mi corazón se agita lleno de ganas y de vida; a tu lado quiero gritar, reír, hablar. A tu lado soy tan feliz que olvido que cuando no estás sufro y lloro de amargura cada vez. ¿Puede ser esto malo? ¿Por qué para mí el amor está prohibido? Pero aún me quedas tú. Al menos cuanto con alguien en este mundo que en verdad me quiere, que aguarda por mí, que sueña conmigo. Sólo tú llenas el vacío que era mi vida, amor, y por eso siempre te esperaré aunque me lastime la ausencia, porque a la final sé que llegarás y todo tendrá sentido una vez más. Ven ya, todavía te espero junto a la ventana mirando hacía la montaña…

Julio César.

NOTA: Algo le pasa a mi computador, fuera del olor a quemado, se ha apagado cuatro veces desde que estoy preparando estas entradas. Le toca revisión, así que… ya nos veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: